EN ALAS DE LA PALABRA

Ángeles andróginos con muslos de una rotunda morbidez inquietante, santas que quiebran la cintura mientras miran al cielo en un éxtasis más terrenal que místico, santos guerreros que sonríen embelesados como adolescentes en transe erótico, padres del desierto que parecen recordar la delicia de una carne que los ha abandonado para siempre, todos cantan al santísimo en una celebración celestial anclada,en el siempre renovado milagro del mundo.

 

ÁLVARO MUTIS