A partir de 1982 su producción artística da un giro más o menos radical, comienza a tratar temas más decididamente “mexicanos” con un sentido tan antropológico como reivindicativo […] que intercala con otros proyectos continuadores de su primera etapa artística, como su serie sobre la artesanía del tabaco o los “caballos de Venecia”, por ejemplo. El estilo pictórico que identifica a Carmen Parra es una afortunada síntesis entre la tradición barroca novohispana y la modernidad pictórica, entre cuyos referentes se cuentan Picasso, Braque, Matisse, Chagall …

 

PABLO J. RICO

 

 

Carmen Parra nace en la Ciudad de México en 1944. Es hija del arquitecto Manuel Parra y de María del Carmen Rodríguez Peña. Artista multidisciplinaria, polígrafa, en 1959 a 1964 comenzó su formación artística estudiando teatro en la Escuela Nacional Preparatoria número 5 de la UNAM e inició sus estudios de antropología social en la Escuela Nacional de Antropología e Historia en la Ciudad de México.

 

Ciudadana del mundo, ávida de conocer todas las expresiones artísticas, estudió diseño gráfico para el cine en el Royal College of Arts de Londres, pintura en la Academia de Bellas Artes de Roma en 1964 y música en el Instituto Villalobos de Río de Janeiro. Finalmente regresa a México y concluye sus estudios en La Esmeralda. Estas experiencias fueron el parteaguas de su trayectoria creativa.

 

A lo largo de su incesante actividad plástica, Carmen Parra ha generado una hermandad con los artistas novohispanos para rescatar su tiempo y su iconografía —altares, espacios arquitectónicos, ángeles, arcángeles, águilas, mariposas y flores cohabitan en su obra. El mundo de El Aire puebla sus sueños. A través de su pincel y de su inagotable imaginación transcribe su experiencia, creando un lenguaje propio. Para Carmen Parra, las raíces de México son sus propias alas: se declara veedora de la Nación.